Las carretillas elevadoras de gas son una excelente alternativa a las carretillas contrapesadas diésel y eléctricas para una amplia variedad de aplicaciones de manipulación, al ofrecer lo mejor de ambos mundos sin sus principales desventajas. El gas es mucho más ecológico que el diésel, por lo que las carretillas alimentadas por gas, como los modelos GP15-35N de Cat® Lift Trucks, se pueden utilizar tanto en interiores como exteriores. Al igual que las carretillas eléctricas, las carretillas elevadoras de gas son limpias y silenciosas, pero no requieren varias horas de recarga entre turnos.

Todo esto significa que las carretillas alimentadas por gas pueden realizar prácticamente todos los trabajos de manipulación, desde apilar en almacén hasta cargar vehículos de mercancías, desde transportar productos entre edificios hasta llevar un palet de suministros críticos a una línea de producción.

Estas carretillas utilizan gas licuado de petróleo (GLP) y son muy adecuadas para trabajar en ubicaciones remotas; todo lo que necesita es llevar suficientes cilindros de gas de reserva para que la carretilla GLP pueda funcionar el tiempo requerido. El procedimiento para reemplazar un cilindro de gas vacío por uno lleno es sencillo y rápido, lo que permite que las carretillas GLP funcionen en turnos tan largos como sea necesario o en turnos consecutivos.