Es una herramienta indispensable durante la carga y descarga en nuestros centros de distribución y almacenes: la transpaleta eléctrica. Lamentablemente, esta misma transpaleta ha estado involucrada en muchos (cuasi) accidentes durante dichas operaciones. Un pie prensado, una paleta prácticamente destrozada o una carretilla elevadora dañada; el peligro está a la vuelta de la esquina. A continuación les presentamos cinco directrices para evitar estos fallos y aumentar la seguridad:

1. Diferencias de altura entre la plataforma de carga y el camión

Antes de utilizar la transpaleta, es necesario minimizar la diferencia entre la plataforma de carga y el suelo del almacén. Solo entonces podrá la transpaleta entrar y salir del camión con rapidez. Invierta en una buena rampa niveladora: se amortizará por sí sola. Asimismo, asegúrese de que la transpaleta no pueda alejarse lentamente por error. Para ello, basta con que aplique una simple cuña a la rueda.

2. Utilice semáforos

Al igual que con el tráfico normal, las situaciones adversas pueden evitarse utilizando semáforos. Pueden instalarse tanto dentro (para avisar al conductor de la transpaleta) como fuera. La transpaleta solo podrá entrar en el camión cuando se ilumine la luz verde del semáforo.

3. Utilice transpaletas con ruedas motrices o pivotantes suspendidas

Opte por una transpaleta con ruedas motrices o pivotantes suspendidas (acopladas), ya que absorben los golpes y las vibraciones. Además, las ruedas pivotantes suspendidas aportan más estabilidad a la carretilla, al tiempo que actúan como mecanismo de seguridad.

4. Frenado rápido y sin esfuerzo

El remolque o la plataforma disponen de un espacio muy limitado. Por eso es tan importante que la transpaleta sea altamente maniobrable y pueda manejarse con facilidad. Un timón ergonómico, puntas de horquilla redondeadas y una buena altura de elevación… todos contribuyen a incrementar la eficacia de trabajo en los espacios reducidos.

Por supuesto, trabajar con fluidez nunca debe ser un obstáculo para la velocidad y la productividad. La transpaleta eléctrica debe ofrecer todas estas prestaciones y, además, permitir al operador frenar con facilidad y rapidez en caso necesario.

5. Uso adecuado

Por último, aunque no menos importante, el operador puede influir de forma positiva en la seguridad durante la carga y descarga. El riesgo de daños o lesiones es mínimo si se trabaja con sentido común. Pruebas independientes demuestran que esto nunca afecta negativamente a la productividad. Incluso confirman que el trabajo controlado no solo confiere seguridad, sino también una mayor productividad.

Tags: 
electrics