Todos preparados

Por Ruari McCallion

Cómo deben responder al brexit los sectores del almacenaje, la logística y la manipulación de materiales

La decisión del Reino Unido de abandonar la UE ha generado incertidumbre en toda Europa. Ruari McCallion intenta concretar un poco el asunto.

El resultado arrojado por el referéndum británico de abandonar la UE fue, como mínimo, inesperado, y dio lugar a una incertidumbre considerable; algo que las empresas habitualmente detestan.

Su efecto más inmediato fue la conmoción en los mercados de acciones y bonos; no obstante, al ir haciéndose patente que el mundo no se terminaba ahí, la situación se calmó y el comercio prosiguió e incluso se recuperó ligeramente en el tercer trimestre de 2016. Sin embargo, la situación no será la misma en el futuro. Se van a producir cambios.

Al parecer, el brexit tendrá lugar en el primer o en el segundo trimestre de 2019. Con esto, las empresas dos años para prepararse. Durante ese tiempo nada cambiará radicalmente; el Reino Unido seguirá siendo miembro de la UE hasta que su gobierno promulgue leyes que deroguen o enmienden la European Communities Act de 1972 y cualquier legislación subsiguiente. Hasta entonces, seguirán en vigor todas las leyes y reglamentos.

El resto de la Unión Europea probablemente permanecerá igual; solo se verá afectado su comercio con el Reino Unido.

"El destino de alrededor del 44 % de la cifra total de exportación del Reino Unido son los países de la Unión Europea."

Nuevos retos, nuevos requisitos

Las negociaciones ni siquiera han comenzado y queda un largo camino hasta que se completen, pero las empresas pueden adoptar varias medidas con el fin de prepararse parael «nuevo orden mundial».

Alrededor del 44 % de las exportaciones del Reino Unido son hacia países de la UE. Algunos de los componentes usados por las empresas que forman parte de cadenas de suministro complejas, especialmente en los sectores automotor, aeroespacial y químico, llegan a cruzar varias fronteras antes de que el producto acabado salga por la última línea de montaje.

Se hará necesario calcular con mayor precisión el valor de aquellos componentes que crucen las fronteras y sean subensamblados y finalmente ensamblados antes de instalarse en el producto. ¿Por qué? En la actualidad no se aplican impuestos, derechos de aduana ni aranceles sobre los productos o materiales que cruzan las fronteras internas de la UE: después del brexit esto no será así de forma automática. Aunque quizá se pongan en marcha nuevos paquetes de exenciones y retornen los depósitos aduaneros y las zonas francas, existe también una posibilidad clara de que el régimen fiscal posbrexit resulte oneroso y complicado. Será mejor estar preparado y haber al menos explorado lasopciones posibles ante un retorno de las barreras aduaneras.


Para el artículo completo, vaya a eurekapub.es

get ready for BREXIT
Bernardine Adkins, Gowling WLG, Solicitors